Consejos para los nuevos (y no tan nuevos) amantes del café

Con estos tips aprenderás más rápido a preparar la mejor taza de café.

¿A quién no le encanta una buena taza de café? Hacer café es un verdadero arte y requiere experiencia y destreza. Sin embargo, no es difícil aprender las finas habilidades necesarias para hacer un buen café.

La información que te daremos a conocer en este artículo le ayudará a mejorar sus habilidades para preparar café, especialmente si no está familiarizado con el mundo del café.

Taza De Café Caliente Sobre Mesa Con Mantel

Es importante comprar un café de alta calidad.

¿Dónde compras el café? La mayoría de las personas compran el café que más les resulta conveniente y no consideran la importancia de esto hasta que su interés por el café aumenta. Por esta razón, es crucial antes de decidir qué café usar, revises las opciones que tienes a disposición.

Busca en tiendas locales especializadas. Deberías poder encontrar granos de café frescos y de calidad. Sin embargo, si vives en un pueblo más pequeño, piensa en realizar la compra en tiendas online.

Una vez que pruebes tu primera taza con granos de café de mejor calidad, apreciarás la inversión realizada. Hay muchas opciones de granos café. Sea cual sea el tipo de café que le gustaría beber, está ahí fuera.

Verifique la fecha de vencimiento y de tostado cuando compre granos de café enteros. Vaya a una cafetería o una tienda especializada en lugar de una tienda convencional o supermercado.

CONSEJO El café puede ser bueno para la salud. El café en sí mismo no le hará daño; son las enormes cantidades de azúcar y crema que le colocamos las que pueden se perjudiciales.

Prefieres un café más fuerte o más dulce.

Si quiere hacer un café más fuerte y con más sabor, considere la posibilidad de comprar una prensa francesa. Estas cafeteras elaboran café con el método de infusión y presionando el café hacia abajo “exprimiendo” los aceites que dan sabor al café. Los filtros de papel utilizados en las cafeteras tradicionales atrapan estos aceites tan ricos en sabor.

Por otra parte, si eres fanático de las cafeteras de goteo, si dejas que tu cafetera realice un ciclo sólo con agua caliente antes de hacer el café, éste tendrá mejor sabor. A continuación, prepara tu rutina de café diaria, pero ahora, en una cafetera previamente calentada.

Comenzar con un ciclo como de costumbre pero solamente con agua, es también una excelente manera de limpiar el polvo que se haya acumulado en el mostrador de la tienda o si no lo ha usado por un tiempo.

CONSEJO Cuando solo necesitas una taza para tu dosis diaria de café, las cafeteras de cápsulas son una opción muy útil. Estos dispositivos te permiten preparar una taza y proporcionar una variedad de sabores de café.

Si el agua sabe mal, el café también sabrá mal.

Asegúrese de que el agua sea filtrada y fresca. Empezar con agua de mal sabor dará como resultado un café de mal sabor. El café sabe tan bien como el agua que se utiliza para prepararlo. Pruebe el agua que va a utilizar para preparar el café antes de usarla.

Por lo tanto, el agua embotellada, destilada o filtrada que sale del grifo puede proporcionarle tazas de café increíbles. La falta de minerales en el agua, hará que el sabor del café resulte amargo.

CONSEJO Asegúrese de utilizar la proporción correcta de agua y café para preparar la taza ideal. Si usa la proporción incorrecta, su café puede quedar muy amargo o muy aguado.

Los granos frescos crean una experiencia de café más sabrosa.

Utilice un recipiente hermético para guardar el café, de este modo, los granos se mantendrán frescos durante más tiempo. El aire, luz y humedad es fatal y hará que el café empiece a perder su sabor y se volverá rancio.

Si almacena café en el refrigerador (no lo recomendamos), asegúrese de que no entre aire en el recipiente. De lo contrario, puede encontrar que los condimentos (como el ajo u otros olores) contaminen su café. Un almacenamiento inadecuado aumentará la humedad del café.

Saque el café del  empaque en el que venía, porque una vez que se hayan roto esos sellos, entrará aire. Las válvulas especiales de esas bolsas están diseñadas para dejar salir el aire tras el proceso del tueste de los granos.

CONSEJO El café no debe guardarse durante más de tres meses. Si su café ha estado almacenado durante tanto tiempo, no será tan bueno.

No seas tacaño, invierte tu dinero en las herramientas esenciales.

Consigue un buen molinillo de café. Es importante moler los granos de café justo antes de prepararlo, ya que así dejará todo el sabor en su interior, lo que hará que el café tenga un sabor más fresco. Elija un molinillo de café con fresas cónicas o planas.

Si lo hace, descubrirá que son mejores que un molinillo de cuchillas. El resultado es que su café tendrá mejor sabor. Los molinillos con cuchillas no muelen el café, sino que lo trituran y no son nada consistentes. Además, pueden quemar los granos al emitir mucho calor.

CONSEJO Después de comprar los granos de café, espere hasta que su cafetera este lista antes de molerlos. Una vez molidos los granos, el café comienza a perder sus propiedades.

Prepara la cantidad de café justa.

No recaliente el café preparado. Aunque la gente suele decir que es peligroso porque contiene sustancias químicas, no es así. Después de su preparación, los compuestos que dan al café su sabor especial empiezan a perderse. Esto es especialmente cierto cuando el café se mantiene sobre una placa calentadora, lo que puede producir un sabor amargo o rancio.

Una mejor alternativa es comprar un termo para mantenerlo caliente el mayor tiempo posible. Si no puedes hacerlo, preparar una nueva ronda de café es la mejor opción para tener el mejor sabor.

CONSEJO Después de completar la preparación, revuelva el café, esto ayuda a distribuir el sabor y el aroma por toda la cafetera.

Experimenta y diviértete con nuevas recetas.

Si te gusta el café frío, intente preparar café fuerte por la noche y luego colóquelo en el refrigerador. De esta forma, cuando se coloca en hielo, tiene tiempo suficiente para enfriarse sin que se diluya.

Agregue un poco de azúcar o crema antes de poner el café en el refrigerador. Esto te ayudará a beber un café helado perfecto por la mañana.

Puede espumar la leche para ponerla en el café sin gastar dinero en espumadores para leche. Simplemente caliente la leche en una taza medidora o en una taza para microondas hasta que esté caliente. Coge el batidor y hazlo girar rápidamente. Continúe haciendo esto hasta que la leche se vuelva espumosa. Para obtener la máxima espuma, utilice leche entera.

CONSEJO ¿Te gusta servir café a tus invitados? Piensa en hacer cafés a base de leche y decorarlos, a esto se le conoce como Latter Art. Sólo hace falta un poco de creatividad y práctica para realizar fantásticos diseños básicos como hojas o flores. Tus invitados quedarán muy impresionados.